VACAS SAGRADAS

Publicado: 12 junio, 2018 en Esoterismo y espiritualidad

Fue Mahatma Gandhi quien luchó, no solo contra el injusto sistema de castas, sino que también fue un gran defensor de las vacas y, de los animales, en general.

Confieso que, cuando deambulo con la bicicleta y me topo con uno de estos rumiantes, me sorprende esa sensación de serenidad que infunden. Incluso, voy más allá y, me quedo un rato observando algún ejemplar para captar esa imperturbabilidad en su actitud estoica y su cansino deambular.

El Dios hindú Shiva junto a una vaca.

En la India es un animal sagrado hasta el extremo. Hechos históricos hallamos, por ejemplo en 1966, cuando más de cien mil personas protestaron ante al Parlamento en Nueva Delhi, con calamitosos resultados, que se cobró la vida de ocho personas y más de cuarenta heridos.

Otro hecho, más cercano en el tiempo, fue en 1981, cuando un tren descarriló y los vagones cayeron en el rio Kisi. Las victimas mortales se cuantificaron en alrededor de tres mil vidas humanas y, la causa, fue un frenazo seco del maquinista para evitar el atropello de una vaca.

Estos animales también son tema de fricción entre musulmanes e hindús y, aunque los islámicos rehúsan la carne de cerdo (tabú religioso), consumen con agrado la carne bovina.

Las respuestas, como siempre, están en las raíces de los pueblos y sus culturas. Los dioses hindús principales, Visnú (protector) y Shiva (destructor) fueron muchas veces retratados con animales, destacando aquellos que son útiles y, por ello, venerados. El toro, simbolizado en el Dios Nandi, es montura de Shiva algunas veces, aunque otras, aparece como compañero. Y, otros muchos, como el león, asno, águila (Dios Garuda), cisne, etc.

Con la llegada del budismo, y su importante doctrina de la no violencia (Ahimsa), que se basa en el respeto hacia todos los seres capaces de sentir, el vegetarianismo se fue imponiendo. La teoría del karma (ley de causa y efecto) hizo el resto. Es decir, evitar el karma dañino, que se acumula entre otras formas, con el sacrificio y maltrato animal.

Mi pregunta como occidental es complicada: ¿sería posible glorificar a los animales y, a su vez, ser parte de nuestra dieta? Mi respuesta es tibia, es decir, pienso que sí, aunque con reservas. El camino del medio, como enseñó Buda, es el sendero correcto.

Lo que sí es un sacrilegio, para mí, es desperdiciar la comida de aquel animal que ha dado su vida por nutrirnos, como lamentablemente sucede con la cantidad ingente de recursos alimenticios que se desaprovechan en el mundo. Un hecho que debe avergonzarnos y que merece soluciones inmediatas.

Un abrazo sexpiritual.

Ritxard Agirre – https://ri2chard.wordpress.com/

TÍTULOS A LA VENTA

(pincha en imagen para más información)

 

VERSIÓN KINDLE

 

TAROT. CAMINO DE LUCES Y SOMBRAS en VERSIÓN KINDLE. EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

VERSIÓN KINDLE – EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s