La izquierda está en crisis galopante, y el auge de la derecha es una realidad en España y, también, en el mundo entero. La nula autocrítica de la izquierda populista y «progre» beneficia que los partidos con programas conservadores suban como la espuma.

Sí, como la jodida espuma.

Y aunque me vienen a la mente muchas causas de esta deriva, solamente voy a exponer tres razones, para mí, muy importantes.

  1. Políticas de género

Durante mucho tiempo, años, el chantaje emocional ha servido a los «progres». En las políticas de género, por ejemplo, si disertabas en contra, su argumento reduccionista se limitaba a un «es que tú eres un machista y debes deconstruirte».

Ya, es de risa.

Y esta respuesta es de las educadas, y uno la recibe con suerte, que las hay mucho más execrables aún. En verdad, generalmente, las «femiprogres» marxistas y sus aliados llegan rápido al insulto o a la descalificación.

Recordemos que la «Ley de Violencia de Género» es una ley que vulnera la presunción de inocencia de la mitad de la población (hombres) y vulnera el artículo 14 de la Constitución que aboga por la igualdad ante la ley más allá de la raza, religión y, por supuesto, del SEXO.

El fracaso de las políticas de «género» es un HECHO

Y, a los que no les guste la Constitución Española, debo remarcarles que esto también viene recogido en La Declaración Universal de Derechos Humanos en su Artículo 7: «Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación».

¿Pero qué ocurre verdaderamente con esta chifladura ideológica «femimarxista»? ¿Es que acaso creen que no se puede ser de izquierdas y estar en contra de las «políticas de género»? ¿De verdad lo piensan?

Que se lo hagan mirar…

  1. Patriotismo

La izquierda, es evidente, tiene un serio problema con el sentimiento español. Considera, al parecer, que ser devoto de la bandera española y ser de izquierdas es incompatible.

Cataluña es un buen ejemplo.

No aplican la ley ante el claro golpe de estado de los radicales políticos catalanes o, mejor dicho, ante su intento de rebelión separatista saltándose a la torera la legalidad.

¿Acaso se cree esta izquierda marxista que los votantes de izquierdas desean la fractura de España? ¿En serio?

¿Creen que los votantes de izquierda se descojonan cuando sale un pseudohumorista sonándose los mocos con la bandera nacional, y curiosamente, nunca hay chanza con cualquier otro emblema nacional o autonómico?

¿De verdad, creen Podemos, el PSOE y los anticapitalistas que la gente que defiende la unidad de España son todos fascistas? ¿De verdad? ¿Son estos partidos tan binarios y reduccionistas?

Por favor, háganselo mirar.

  1. Inmigración

¿Acaso la aspiración de expulsar a inmigrantes ilegales es ser racista?

Obama echó a casi tres millones de ilegales durante su mandato y los «progres» nada dicen. Ya estoy escuchando que USA no tiene nada que ver con España y que no haga demagogia.

Venga, vale.

Concentrémonos en el territorio nacional…

Los gobiernos de izquierda de Zapatero y, sobre todo, de Felipe González, que además fortificó y endureció las vallas en las fronteras de Ceuta y Melilla, también expulsaron inmigrantes ilegales.

Y echaron a muchos.

¿Es ser racista entender que toda África no cabe en Europa y, mucho menos, en España?

¿Es racista pensar que para exista una inmigración positiva se necesita un filtro y una planificación?

Estos políticos «progres» tan solidarios, estoy convencido, donan su propio dinero para mantener a esta gente (ironía «modo ON»). Muy convencido estoy de que el zar Iglesias y su zarina, la «portavoza» Montero, en su humilde chalet en la sierra de Madrid dejan las puertas abiertas a cualquier inmigrante sin techo (ironía «modo mega-ON»).

¿Es imposible que se den cuenta de que se puede ser de izquierdas y, a la vez, creer y defender las fronteras y la propiedad privada? ¿Tan absurdo les parece?

Por favor, hasta el infinito y más allá, ¡háganselo mirar!

La izquierda «pop» y sus políticas es el maná de la derecha

Conclusiones

Es evidente que la gente hoy tiene los huevos y los ovarios exorbitantemente hinchados. Ya le da igual la llamen machista, racista o fascista. Ya no está funcionando el chantaje emocional.

Puede que la inexistencia actual de una izquierda pragmática, sin delirios emocionales que nublen el raciocinio, sea el motivo por el cual no tenemos un partido político de izquierdas digno.

Digno, sí.

Y también necesario para cualquier país democrático.

Ritxard Agirre https://ri2chard.wordpress.com/

TÍTULOS A LA VENTA

(pincha en imagen para más información y venta)

¡NOVEDAD! «EL RUGIDO SECRETO» – VERSIÓN KINDLE

 

 

VERSIÓN KINDLE

 

TAROT. CAMINO DE LUCES Y SOMBRAS en VERSIÓN KINDLE. EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

VERSIÓN KINDLE – EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

 

 

 

Anuncios

Cuando una feminista me dice que «el feminismo es igualdad» le digo que la teoría ya me la sé. El feminismo actual es otra Matrix profunda y oscura, pero sobre todo está sustentada en la doctrina marxista.

Sin embargo, prefiero no juzgar por teorías, sino por hechos.

Y los hechos son que ahora es una ideología revanchista y de odio contra el varón. El «feminismo pop» gravita en una supuesta represión del hombre a fin de beneficiar a la mujer con discriminación positiva y cuotas. Eso no es integrar, eso es discriminar al hombre por el simple hecho de serlo, lo cual tiene un nombre: opresión, beneficiar a unos a costa de otros. Lo sarcástico es que ondean la bandera de la justicia social denunciando, de manera hipócrita, los «privilegios» históricos del hombre.

«Privilegios» dicen, manda cojones.

Clara Campoamor se declaraba republicana, liberal, laica y demócrata. Con este ideario político a muchas feministas marxistas les podría estallar la cabeza con una de sus referentes.

Mi abuelo materno, Epifanio, «Epi» para todos, trabajó en la mina para mantener a una familia numerosa. Sí, una familia numerosa de 11 hermanos, que se quedó en 9 porque dos, un niño y una niña, fallecieron muy chicos.

Mi aitite trabajó en aquello que nadie quería, en las profundidades de la mina. Allí firmó una suerte fatal con nombre propio: silicosis.

La silicosis le obligó a abandonar la mina a los 42 años. A los 50 empezó con problemas de circulación y, unos años después, la aparición de un cáncer fue terminal.

Jamás oí a mi madre ni a mis tíos y tías hablar mal de mi abuelo. Nunca en la vida vi a mi abuela quejarse o pronunciar ninguna palabra en contra del que fue su marido. Nunca. Tan solo, alguna vez, la escuché llorar desconsolada en recuerdo de su esposo cuando creía que su nieto no la oía.

Sí, porque más que trabajar, dio su vida por su señora y sus hijos.

Este es el «patriarcado» que disfrutó mi abuelo y que las feministas «chachiprogres» subvencionadas o de tercera ola dicen que las oprime.

El «feminismo pop» es un fenómeno de países ricos

Sin embargo, como los posmodernos aborrecen al individuo, su debate siempre es desde lo social y los colectivos, dirán que mi ejemplo es muy particular.

Muy bien, entremos en su juego.

Echemos un vistazo, a groso modo, a los privilegios del colectivo hombre blanco y heterosexual en rabioso presente, a eso que llaman «heteronormativa patriarcal». Los datos señalan que los hombres sufren, aproximadamente, tres cuartas partes de los suicidios y los homicidios, más del 90% de las muertes laborales y más del 95% de muertes en guerra. La mayoría de indigentes son hombres. Los varones que llegan a la universidad apenas rozan el 40% del total. En caso de separación, poco más del 10% consigue la custodia de los hijos. Las depresiones agudas son más frecuentes en el sexo masculino que en el femenino, etcétera. No me extiendo porque no quiero que este post parezca un valle de lamentaciones y de quejas.

Y, aunque yo era muy niño cuando mi abuelo nos dejó, no me lo imagino quejándose. Para nada. Solo hizo lo que tenía que hacer y punto.

Representa el arquetipo de muchos otros hombres que hicieron exactamente lo mismo que él.

Por ese motivo, mientras yo viva, mi abuelo «Epi» tendrá mi respeto y mi admiración.

Ritxard Agirre https://ri2chard.wordpress.com/

TÍTULOS A LA VENTA

(pincha en imagen para más información y venta)

¡NOVEDAD! «EL RUGIDO SECRETO» – VERSIÓN KINDLE

 

 

VERSIÓN KINDLE

 

TAROT. CAMINO DE LUCES Y SOMBRAS en VERSIÓN KINDLE. EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

VERSIÓN KINDLE – EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

 

La manipulación de los posmodernos es a través de la «posverdad».

La Real Academia Española (RAE) la define como la ‘distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales’.

Como los «progres» son nihilistas narcisistas, exigen que sus propias sentencias ideológicas sean más importantes que los hechos. No les interesa la realidad ni la verdad porque nos les sirve para sus objetivos; solo les importan los rumores que siembra «la Matrix progre» para, con ellos, manejar la opinión pública. Entonces, la indudable verdad es lo que ellos digan en sus desatados delirios.

Quieren que vivamos y decidamos cuestiones de suma importancia desde las emociones, desde las tripas, y no desde la lógica.

Porque la objetividad no interesa a los totalitarios.

La «posverdad» es una fuente inagotable de difamaciones

Un ejemplo son las políticas de género, que entran por apelaciones emocionales sobre igualdad y derechos. Sin embargo, si fuera por objetividad o hechos, no entraban ni a balazos.

La «posverdad» es la renuncia al pensamiento crítico y al criterio propio. Entonces, el raciocinio brilla por su ausencia y se intenta eliminar la argumentación lógica y el debate de ideas.

Hoy en día, los medios de comunicación tradicionales están «lobotomizados» y las redes sociales son su nicho de fuerza. Desde esos espacios, nos torpedean con emociones y nos cargan de crispación.

A lo populistas «progres» no les gusta llamar a las cosas por su nombre. Prefieren usar un «neolenguage» chachi y llamar a las cosas por el nombre que más les guste a sus «adoctrinandos».

La «posverdad» solo se aplica en la práctica, no acepta cuestionamiento ni análisis, y esa es la pega. Simplemente, se adapta la realidad según convenga a los dogmas de «la Matrix profunda y progre», rechazando los hechos, las evidencias y los datos fríos.

La VERDAD versus la «posverdad» emocional

Por supuesto, y en consecuencia, quien hace uso de la «posverdad» no acepta crítica ni hace autocrítica. Yo, al menos, no conozco a ningún «progre posmoderno» con autocrítica. «Progre» y autocrítica son conceptos incompatibles, porque la «posverdad» se cuenta desde una superioridad moral e intelectual tal que no admite error o análisis. Quien se atreve a cuestionarla está equivocado, es ignorante o algo peor. Así, esta «chiflada realidad» no es hipotética, sino legítima.

La «posverdad» es una de las armas más poderosas de los populistas y fascistas «progres». Por eso, los demagogos posmodernos huyen de la tecnocracia, porque el tecnócrata es su adversario natural. A un tecnócrata solo le interesa lo empírico y lo útil.

Recapitulando, la «posverdad» es un peligroso neologismo concebido desde la Matrix más oscura, y su pervertida retórica está pensada para el control mundial de las mentes.

Ritxard Agirre https://ri2chard.wordpress.com/

TÍTULOS A LA VENTA

(pincha en imagen para más información y venta)

¡NOVEDAD! «EL RUGIDO SECRETO» – VERSIÓN KINDLE

 

 

VERSIÓN KINDLE

 

TAROT. CAMINO DE LUCES Y SOMBRAS en VERSIÓN KINDLE. EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

VERSIÓN KINDLE – EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

Siedah Garrett
Glen Ballard

Continuo con la lista de las casi inconfesables canciones ñoñas, pero eso sí, esta vez en inglés.

Por tanto, voy a seguir sacudiéndome la vergüenza de poner más temas musicales, muchos de ellos, no apto para diabéticos.

«In dreams» – Roy Orbison

El cantante nacido en Vernon (Texas) cantaba las baladas de forma sublime. Nadie como él, excepto Elvis Presley que las interpretaba con un punto mas viril y masculino. Tiene el amigo Roy otras canciones excelentes y a punto estuve de elegir «California Blue» que, por supuesto, también os recomiendo.

Sin embargo, elegí este romántico tema, entre otras cosas, por citar al protagonista de uno de mis cómics favoritos (Sandman), aunque por aquel entonces Neil Gaiman no lo había creado aún.

«Un dulce payaso de colores llamado Sandman entra cada noche de puntillas en mi habitación, para rociarme con polvode estrellas y susurrarme…»

«Maybe» – Thom Pace

Muchos, en la niñez, crecimos viendo en la televisión las aventuras de «Grizzly Adams» y el oso que le acompañaba. Hay que señalar, de manera justa, que el oso tenía un gran carisma y quitaba bastante protagonismo al actor Dan Haggerty.

Tal vez, me gusta más el tema «Wear the sun in your heart» que también aparece en la película que luego dio origen a la serie que todos conocemos. No obstante, son ambas dos canciones mágicas de, tal vez, un tiempo más feliz.

«Rough boy» – ZZ Top

Esta balada está incluida en su disco «Afterburner» de 1985. Era la época dorada de la MTV.

Me gusta especialmente este montaje de la música del grupo de Houston (Texas) con bellas muchachas.

«Hold me in your arms» – Rick Astley

En los años ochenta y principios de los 90 el trío de productores Stock-Aitken-Waterman era sinónimo de éxito. Y así fue con el álbum debut del cantante de Lancashire «Whenever You Need Somebody» (1987).

En el siguiente año, el bueno de Rick quiso quitarse el yugo de los productores británicos y empezó a imponer sus propias composiciones. Así llegó, en mi opinión, su mejor canción hasta la fecha, «Hold me in your arms» (1988), que también daba título al disco.

«Man in the mirror» – Michael Jackson

Lo sé, es un tema archiconocido y, ciertamente, pelín lacrimógena.

Si no te emociona, háztelo mirar…

Se lanzó como single de su séptimo álbum «Bad». No solo es la mejor canción de aquel disco, que ya es decir, sino de toda su carrera artística (es mi opinión). Y eso que no fue una composición propia del cantante de Indiana (USA). Esta joya lo firmaron los estadounidenses Siedah Garret (cantante y compositora) y Glen Ballard (productor y compositor)

Eran otros tiempos y, sin embargo, Michael nos legó un hermoso y atemporal mensaje en esta canción.

«Voy a dar un cambio por una vez en mi vida. Voy a sentirme realmente bien, voy a hacer la diferencia. VOY A HACER LO CORRECTO…»

Y es que el cambio, el verdadero cambio, empieza por uno mismo.

Ritxard Agirre https://ri2chard.wordpress.com/

TÍTULOS A LA VENTA

(pincha en imagen para más información y venta)

¡NOVEDAD! «EL RUGIDO SECRETO» – VERSIÓN KINDLE

 

 

VERSIÓN KINDLE

 

TAROT. CAMINO DE LUCES Y SOMBRAS en VERSIÓN KINDLE. EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

VERSIÓN KINDLE – EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

Siedah Garrett
Glen Ballard

Mencioné en mi anterior post de la «Matrix profunda» como nuestros adolescentes están siendo adoctrinados. Se les inculca políticas e ideas identitarias peligrosas; buscan radicalizar a los chavales, desean su militancia. Y, si el mozo estudia alguna carrera de letras, el peligro es todavía mayor. Los responsables son los posmodernistas que he señalado en los primeros artículos.

Cierto es que también intentan aleccionar a los adultos por los medios de comunicación tradicionales. Sin embargo, ya somos mayorcitos para pensar por nuestra cuenta y no permitir que nos manipulen.

La ideología «progre» está llena de resentimiento y odio. Como no les gusta el mundo en el que viven, quieren imponer su visión de la vida al resto. Una de sus máximas es la equidad con colectivos que ellos llaman «oprimidos». Este argumento es usado para acabar con la igualdad de oportunidades y sustituirla por la igualdad de resultados. Eso sí, todo en nombre de la diversidad. Así se inventan, por ejemplo, las «cuotas de género», para imponer su dictatorial ideología marxista sobre el esfuerzo, la capacidad y el trabajo personal de cada individuo.

Es normal, porque el posmoderno «progre» no cree en el individuo. Te agrupan en un colectivo por tu raza, etnia, religión y sexo. Luego ellos ya decidirán en qué escala te ponen: si en la de opresor o la de oprimido. Por regla general, al que disiente con su doctrina lo llaman opresor.

Son tan simplistas que asustan.

El aborregamiento posmoderno de la Matrix

Occidente y su cultura está en peligro, porque para los «progres» nuestra cultura es corrupta y opresiva, además de «patriarcal», por supuesto, ese invento maravilloso de los posmodernos; este es el concepto comodín para defender todos sus delirios.

Esta gente mina nuestra civilización. Son sociópatas ideológicos, no les interesa la libertad de expresión y luchan por quebrantar las voces discordantes. Tampoco les gusta el libre mercado ni el capitalismo, un sistema que, con todos sus defectos, nos ha llevado a la prosperidad que hoy conocemos.

Lo divertido es que estos «anticapitalistas progres» no se largan a vivir a Venezuela, Corea del Norte ni cualquier otro país comunista, a pesar de ser gente «enamorada» de esa ideología.

Es imposible el debate lógico con ellos, porque están al servicio de su ideología sin detenerse a leer y estudiar los hechos históricos de los estados que, alguna vez, abrazaron esas ideas comunistas. Es un hecho demostrado que, en la práctica, dichas ideas solo dejan muerte, miseria, corrupción y fracaso. Los férreos defensores del sistema deberían largarse un tiempo, por ejemplo, a Cuba, pero a vivir como un cubano, no como un turista.

Sí, ese sería un buen jarabe democrático. Aunque creo que no serviría de nada, porque para ellos la verdad es subjetiva. Por eso odian la ciencia y los datos empíricos, porque la tecnocracia es su enemigo.

En verdad, yo diría que la tecnocracia es el «antibiótico».

Posmodernidad versus Tecnocracia

Los «progres» usan la idea de la victimización permanente para seguir aupados en el poder, ese poder que detestan por patriarcal y capitalista pero que, irónicamente, los subvenciona. Por tanto, parte de culpa es del estado, sus gobiernos y los partidos políticos que han demostrado su inutilidad ante esta invasión posmodernista. Y los que no pensamos como los «progres posmodernos» somos fachas, por supuesto. Otra simpleza de su mensaje y otra advertencia velada: si no quieres que te llamen facha, más te vale decir «amén» y unirte a su línea de pensamiento único. Como siempre digo, estos sujetos sufren de «proyección nivel Dios».

Hablé de pasada en el anterior post sobre el «Che» Guevara. Fue un hombre despreciable que enviaba a campos de concentración a homosexuales, a sacerdotes y a cualquier persona que él, en su absoluta discrecionalidad, entendiera que tenía «conductas antirrevolucionarias». En esos campos, muchas de esas personas fueron torturadas y violadas, y otras muchas fallecieron. Hay evidencias de que fue un asesino, que gustaba de provocar dolor y se regocijaba con las torturas. Irónicamente, hoy en día y para mucha gente, se ha convertido en un icono contra la dictadura y la opresión. Según un artículo de Alberto Benegas, «Mi primo, el Che», ya de joven disfrutaba causando sufrimiento a animales: el perfil de manual de un sociópata.

A mí este tipo me recuerda mucho a cositas que he leído de Mao. ¡Mira qué curioso! Ambos eran comunistas.

Ahora, querido lector «progre», podrías decir que yo también hago reduccionismo. Muchos que me leéis podéis acusarme de lo mismo que yo denuncio.

No pasa nada, acepto que quizás tanto Guevara como Mao fueron casos excepcionales. Seguro que Stalin fue un tío entrañable, y Fidel fue muy tolerante con la oposición. Actualmente, a Kim Jong-Un se lo ve un hombre de convicciones firmes con gran habilidad para persuadir, y Maduro es un demócrata convencido, sin duda.

De todos modos, el objetivo de este post no es hacer una apología del capitalismo sino remarcar que, estos tipos mencionados en el anterior párrafo, son sociópatas porque carecen de remordimiento y de culpa. Y son totalitarios porque solo les interesa el poder absoluto y alcanzar sus objetivos.

Caiga quien caiga.

Ritxard Agirre https://ri2chard.wordpress.com/

TÍTULOS A LA VENTA

(pincha en imagen para más información y venta)

¡NOVEDAD! «EL RUGIDO SECRETO» – VERSIÓN KINDLE

 

 

VERSIÓN KINDLE

 

TAROT. CAMINO DE LUCES Y SOMBRAS en VERSIÓN KINDLE. EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

VERSIÓN KINDLE – EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

 

TOP DE CANCIONES ÑOÑAS CASI INCONFESABLES

Publicado: 25 diciembre, 2018 en Melomanía

Opino que todos tenemos una lista, poco confesable, de temas pop ñoños. Canciones, muchas, que forman parte de un repertorio personal e íntimo. Existe una especie de vergüenza por aceptar que nos gusta ciertos temas musicales que son, por decirlo de algún modo, pelín intensos.

Posiblemente, porque muchos de los autores de esas composiciones son cantantes y grupos musicales tildados de pijos o comerciales.

Voy a sacudirme un poco la vergüenza y confesar algunas de las composiciones que sigo, hoy, catando.

«Un punto más» – Duncan Dhu

Una canción que pasó bastante desapercibida. Incluida en su mejor, para mí, álbum del grupo donostiarra («Autobiografía»). La letra puede ser un poco confusa. Sin embargo, tras los años, he comprendido que podría ser una oda a la felicidad de vivir sin ambiciones.

«Cartas de fuego» – Cómplices

Nunca me gustó mucho este grupo del ex miembro de Golpes Bajos, Teo Cardalda. No obstante, esta sensible composición es de lo mejorcito de su repertorio.

«Volver a ser un niño» – Los Secretos

Tuve una época de verdadera devoción por este grupo madrileño y, sobre todo, por Enrique Urquijo. Me sirvió de inspiración en 2002 para un escrito que envié a la revista «XLSemanal» y, por aquella misiva, el escritor Lorenzo Silva la eligió como «la carta de la semana» y me regalaron una bonita estilográfica que aún guardo.

«Poco seso y su mujer» – Sin Recursos

Este tema es ñoño pero a un «nivel de leyenda». Da igual. Tenía trece años la primera vez que la escuché y, todavía, me obliga a sonreír cada vez que la escucho.

«Como la lluvia al sol» – Antonio Vega

Otra de mis debilidades es el malogrado Antonio Vega. Tiene tantas joyas que es complicado quedarme con una. He dudado entre «Desordenada habitación», «Palabras», «Cada uno su razón» o el archiconocido «El sitio de mi recreo». No obstante, me voy a quedar con esta reliquia musical, porque como cantaba el madrileño: «su dictado es la mejor canción… ».

Ritxard Agirre https://ri2chard.wordpress.com/

TÍTULOS A LA VENTA

(pincha en imagen para más información y venta)

¡NOVEDAD! «EL RUGIDO SECRETO» – VERSIÓN KINDLE

 

 

VERSIÓN KINDLE

 

TAROT. CAMINO DE LUCES Y SOMBRAS en VERSIÓN KINDLE. EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

VERSIÓN KINDLE – EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

 

«La ley contra la violencia de género» discrimina a la mujer, porque si una mujer es asesinada por otra parece que su muerte valga menos. Muchos han mordido este anzuelo de los partidos progres.

Hay muchos ejemplos, pero pongo uno reciente.

No hace ni un mes una joven salió de fiesta por Alcorcón. Alguien le clavó un cuchillo en el abdomen cuando estaba hablando por el móvil con una amiga. Esa misma amiga la encontró desangrándose. La víctima se llamaba Denisse. Nadie organizó un hashtag para ella.

La mató una mujer.

Denisse estaba sola en la calle, de noche. No observé a ninguna mujer, a ninguna feminista, ni mucho menos a los colectivos subvencionados del feminismo, expresar que abrigara miedo porque una loca psicópata celosa la pudiera agredir.

«Nadie es Denisse».

Sin embargo, esta semana «todas son Laura».

La asesina de Denisse se llama Rocío y, el asesino de Laura, Bernardo. Ambos son despreciables y merecen el mismo agravio social. Me es indiferente el sexo, religión, raza o lugar de nacimiento. La vida del ser humano es sagrada.

La pena por estos delitos debe ser la máxima, sea hombre o mujer el criminal.

Todo es tan hipócrita que se ve a la legua que solo hacen repercusión de lo que les interesa, es decir, apropiarse sólo de las víctimas que se ajustan a su discurso oficial.

«Haters gonna hate» (típico «progre» posmoderno)

Incluso he leído justificaciones tan delirantes de que la tal Rocío se hizo asesina por culpa de los hombres, porque los celos son parte de la cultura machista. Claro, ¡cómo no! Pobrecilla. Y el tal Bernardo, al ser hombre, es malo per se. No porque sea un psicópata peligroso. No.

Es «Violencia de Género», y la «Violencia de Género» siempre tiene el mismo móvil: machismo. No puede haber otro móvil, ¿verdad? El móvil no puede ser el dinero, o la venganza, o porque el tipo es un puto loco.

No, tampoco.

Este es el mensaje simplista de los fascistas de toda la vida. Un mensaje sencillo, reduccionista y comodín para manipular la opinión pública.

No se aguanta más, hay que denunciar las incoherencias y las vergüenzas de las políticas de género y sus compinches. El lobby feminista es enorme. Viven de las subvenciones, del dolor ajeno y no se avergüenzan de sus incongruencias. Solicitan #NiUnaMás pero no reclaman una fuerte #PrisiónPermanenteRevisable . Y los diputados de los partidos políticos que apoyan la derogación de la PPR, si tuvieran vergüenza, dimitirían en bloque.

Por cierto, tampoco leí ningún hashtag de la joven violada por cuatro extranjeros (moros), y que apuñalaron a su pareja.

No, estos casos tampoco les interesan.

Porque les preocupa más el favor de los políticos, de la venta de libros, del periodismo sesgado y manipulador que busca el pensamiento grupal. Va a ser muy difícil que esta gente obtusa renuncie a la idea de enriquecerse a costa del sufrimiento de los demás.

Igualdad real, sin incoherencias

La ironía es que los que criticamos al feminismo somos los que buscamos la igualdad. Mientras, las que se llaman a sí mismas feministas, son las que discrepan de la gravedad de unos mismos hechos en función de quien los hace.

Se debe juzgar por HECHOS  y no por SEXO

Me da pena tanta doble moral con algo tan serio.

He leído a los típicos varones alineados y «plantxabragas» culpando a todos los hombres de la horrorosa muerte de la profesora zamorana. Sin embargo, si aplicáramos su tarada «lógica», existirían artículos culpabilizando a TODAS las mujeres de la muerte de Denisse.

No diferencio entre asesinatos. ¡Son asesinatos! Hágannos el misericordioso favor de dejar de poner adjetivos a los crímenes.

Y señores políticos, por favor, sean sensatos y abandonen el populismo.

Abandónenlo YA.

Ritxard Agirre https://ri2chard.wordpress.com/

TÍTULOS A LA VENTA

(pincha en imagen para más información y venta)

¡NOVEDAD! «EL RUGIDO SECRETO» – VERSIÓN KINDLE

 

 

VERSIÓN KINDLE

 

TAROT. CAMINO DE LUCES Y SOMBRAS en VERSIÓN KINDLE. EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

VERSIÓN KINDLE – EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

 

Duelo interpretativo entre George Peppard y Carroll Baker en «The Carpetbaggers»

Hay veces que para un autor es una gozada ver un film como «Los insaciables» (Edward Dmytryk, 1963). Y es un deleite por el maravilloso guion de John Michael Hayes basado en una novela de Harold Robbins.

Ahora, no tengo más remedio que visionar películas del primero y leer obras del segundo.

Porque si usara sombrero, me lo quitaría ante ellos.

Sinopsis y ficha técnica en VHS

No sospechan ustedes cómo me he regocijado con esta película. Siento tanta envidia como admiración. Ojalá, algún día, pueda escribir algo tan excelso. Un film salpicado de diálogos crudos y salvajes, y con unos personajes grandiosamente tridimensionales. Sobre todo, el de su personaje principal, encarnado por George Peppard. Un actor que los de mi generación conocimos, ya entrado en años, en la serie ochentera del «Equipo A».

Ya, lo sé. En aquella serie de televisión se dedicaba a hacer el ganso.

Sin embargo, en esta película, que merece una entrada en mi blog, se descubre como lo que es: un actor enorme.

No era tarea fácil encarnar al protagonista, inspirado en el archiconocido Howard Hughes. El actor de Detroit es capaz de interpretar toda la oscuridad y crueldad del multimillonario empresario, un bárbaro con traje y corbata, sino que además también consigue que pueda compadecerme de él. Sí, porque le entiendo.

Y eso es mérito de George Peppard en un papel hecho a su medida.

Su vacío existencial responde a un arquetipo ya conocido. El patrón de que, la gente tirana, son personas que han tenido la desgracia de haber sido criados sin amor, ni atención.

A puñetazos George Peppard y Alan Ladd

Esta película es un guantazo soberano al nuevo marxismo imperante. Al posmodernismo «progre», que reduce la vida a «buenos y malos». Sin grises. En mi sección «La matrix profunda» ya denuncio su visión binaria, y simplista, de la vida que tanto daño hace al conjunto de la sociedad.

Este impactante film, actualmente, sería políticamente incorrecto, ¡pero a un nivel de leyenda! Por tal razón, su visionado, en mi opinión, es muy necesario.

Hoy, más que nunca.

Y mucha atención a la pelea final, primero corporal y luego verbal, entre George Peppard y Alan Ladd. Me puso los pelos de punta.

FICHA TÉCNICA:

Título original: «The Carpetbaggers » (1963)

Producción: Paramount Pictures.

Dirección: Edward Dymtryk

Guion: John Michael Hayes (Novela de Harold Robbins)

Música: Elmer Bernstein

Ritxard Agirre https://ri2chard.wordpress.com/

TÍTULOS A LA VENTA

(pincha en imagen para más información y venta)

¡NOVEDAD! «EL RUGIDO SECRETO» – VERSIÓN KINDLE

 

 

VERSIÓN KINDLE

 

TAROT. CAMINO DE LUCES Y SOMBRAS en VERSIÓN KINDLE. EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

VERSIÓN KINDLE – EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

 

Hay una guerra cultural.

La batalla es entre el caos del posmodernismo contra el razonamiento universal.

Los posmodernos han ganado su primera ofensiva en la izquierda. Una izquierda que ha abrazado la (in)justicia social. Esas turbas marxistas autoritarias de la Matrix más profunda se están viniendo arriba.

Hablemos de la trilogía cinematográfica de Matrix. Es una metáfora clara entre el comunismo (pastilla azul), que es la forma más fascista de anular al individuo, y la libertad individual (pastilla roja).

George Lucas hizo lo mismo muchos años atrás con la primera trilogía de Star Wars. Los «jedi» representan la libertad y el pensamiento libre, y los «sith» personifican la esclavitud del pensamiento único.

Es la dictadura posmoderna que campa a sus anchas por los medios de comunicación tradicionales. Vemos lo que se filtra en la televisión, sobre todo, en los informativos. En estos noticieros vemos un montón de personas, tertulianos, que no solo no se avergüenzan de su ignorancia opinando de todo, incluso agraviando a verdaderos expertos, sino que además, hacen sentencias peligrosas sobre la justicia, la política y la sociedad en su conjunto.

Es gente peligrosa porque algunos televidentes se creen, a pies juntillas, que el mundo exterior es así o que cualquier falacia que suelte la caja tonta es verdad.

Y, la realidad, es bien distinta.

El imperio de la pantalla es bien conocido por los poderes fácticos. Es una forma de abobar y torpedear a la población para que se rindan. Para que piensen que no hay alternativas mejores a las grotescas políticas que hacen los últimos gobiernos posmodernos.

Y, mientras, los presentadores se suben al cañón del populismo. Las ideologías más incoherentes se imponen.

La dictadura posmoderna es totalitaria. Sin embargo, y para que no se note, nos emborrachan de noticias sobre violencia machista, políticas de «igualdad», derechos de los gays y cualquier otro colectivo «oprimido» que se ponga de moda y, por supuesto, algo de fútbol que no falte.

Si disientes, ya sabes, eres misógino, homófobo, xenófobo y lo que haga falta para desacreditar al que se levante contra el pensamiento único.

Y es que todo el mundo está muy ofendido. Es la nueva moda.

Todo esto afecta a los jóvenes de una forma aberrante. Ya vemos alumnos, o debería decir alumnas, porque tres cuartas partes son chicas en la universidad, y muchas veces están más preocupadas en denunciar el «machismo heteropatriarcal» que de formarse y estudiar. Las vemos vocear por «justicas sociales» y, por si fuera poco, utilizar la facultad para imponer sus desatadas emociones sobre la razón. La ironía es que no existe ser humano más privilegiado ni con más derechos que la mujer occidental.

Es agonizante.

Y es que el fascismo «progre» es un no parar.

La discordancia máxima es ver como toda esta borrachera de ideologías antisistema como el feminismo pop, el veganismo, el poscolonialismo, o el «ismo» chorra que quieras incluir, tiene su mercado.

Su mercado capitalista, claro.

Porque el capitalismo siempre gana. No existe nada más poderoso que el mercado. Si hay demanda, algún espabilado ofrece el producto con un bonito lazo. Un ejemplo claro es el Che Guevara con la bandera arco iris. Lo curioso es que este individuo fue un asesino en masa. Un intolerante. Un racista y homofóbico que apartaba a los «desviados» por verles como «la decadencia de la burguesía».

Che Guevara, icono de posmodernos, marxistas y gays

No obstante, de la Matrix gay, y puede que algo más de este sujeto, hablaré en otro post.

Esto es una guerra sin cuartel; el mundo racional contra el mundo progre y su caos posmoderno.

Para un progre, si no piensas como él, eres un fascista. Esto es lo que yo llamo «proyección nivel leyenda».

Los adolescentes son las mentes más débiles y, por eso, los posmodernos han invadido los centros educativos. Asimismo, el bombardeo que se sufre por parte de los medios es, en mucho, responsable. La generación que viene y nos sustituirá dicen que es la más preparada.

También es la más infantil.

No hay límites, ni orden, ni sana autoridad, porque el posmodernismo es tan guay que deja barra libre en nombre de la «libertad».

Libertad, mis cojones.

Sí, porque lo peligroso es que confunden libertad con caos y anarquía.

O, lo que es peor aún, con ignorancia.

El posmodernismo es para las personas mojigatas, para los delirantes, y con la demagogia como aliada. No creen en el individuo y solo desean dividir. Son los marxistas de siempre y esta es su nueva manifestación. Y estos sujetos no tendrían más importancia que el de la anécdota, si no fuera porque han alcanzado tanto poder que el bienestar de occidente se tambalea.

Y eso no lo podemos permitir.

Ritxard Agirrehttps://ri2chard.wordpress.com/

TÍTULOS A LA VENTA

(pincha en imagen para más información y venta)

¡NOVEDAD! «EL RUGIDO SECRETO» – VERSIÓN KINDLE

 

 

VERSIÓN KINDLE

 

TAROT. CAMINO DE LUCES Y SOMBRAS en VERSIÓN KINDLE. EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

VERSIÓN KINDLE – EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

 

EL ABRAZO QUE NO DÍ

Publicado: 10 diciembre, 2018 en Artículos Opinión

Cuartel del Teniente Galiana (Valladolid)

Las personas se dividen en dos tipos: las que ven todo en blanco o negro y las que son capaces de ver el Arco Iris.

No hace mucho era de los primeros…

Recuerdo en los duros ochenta, la dicotomía política en el País Vasco: España, opresora, y Euskal Herria, victimaria.

Los grises no existían.

Como hoy el tema del terrorismo, la kale borroka y ETA han sido trascendidos, los binarios han necesitado, como buenos marxistas, buscar un nuevo enemigo.

Y la nueva guerra es: hombre heterosexual y blanco, siempre maléfico y tirano, y la mujer, ser de luz y perpetua víctima.

Un horror para los sensatos y un nuevo maná para los fanáticos.

Cuando aún vivía la existencia de forma bidimensional, buenos y malos, fui destinado a Valladolid a cumplir con el ejército y jurar bandera.

Y el SOPAPO DE REALIDAD fue antológico.

Vista panorámica del Teniente Galiana

Conocí gente de todos los lugares de España, sea de mando y tropa, de los que muchos eran individuos despreciables y, otros muchos más, personas admirables que tuve la gracia de conocer.

Es curioso que realmente conoces a la gente cuando lo pasas mal, pero rematadamente mal. Dicen que el dinero cambia a la gente, y es mentira. El dinero solo te muestra tal y como eres, y es en la penuria y los tiempos duros cuando los seres humanos sacan, algunos, lo mejor de sí mismos y, también otros, lo peor.

De aquello hace más de veinte años y en aquel cuartel pucelano, de nombre Teniente Galiana, las pasé putas entre desfiles, mandos déspotas, marchas nocturnas con petate, armas pesadas y arrestos ridículos.

Todo para curtirte y hacerte un «hombre».

En aquellos meses infernales hice una importante amistad, de nombre Miguel, y natural de León.

En aquel entonces a ETA aún le gustaba dar plomo y, a cualquier vasco, solo por el hecho de serlo, se nos miraba con ojeriza.

Sin embargo, a Miguel aquello no le importó y se convirtió en un pilar para mí. Solo le importaba mi calidad como ser humano. Y eso, a pesar de que él era un español convencido y, yo, solo alguien que buscaba estar allí sin más pasión que intentar arrimar el hombro lo menos posible.

Pasarlas canutas crea lazos tan intangibles como rígidos. Si no hubiera sido por él, mi estancia allí, tal vez, hubiera sido mucho más lamentable.

Un pino se parte y cae sobre la tapia del acuartelamiento Teniente Galiana (Academia de Caballería).

A Miguel, por alguna razón que no llego a comprender le caía bien y me ayudaba mucho con las faenas físicas. Él era mucho más fuerte y hábil cuando había que tirar de la potencia bruta, que era la mayoría de las veces. Puede que le compensara que cuando teníamos días de permiso para ir a emborracharnos, y a conocer chicas, se reía mucho conmigo.

En cierta forma, creo que le causaba ternura.

En la primera noche que salí por la ciudad conocí una moza, de nombre Marta, y natural de Valladolid, que me ayudó también a pasar esos meses. Era importante que una fémina me escuchara y me regalara besos cómplices.

A la pucelana y al leonés les debo mucho. Me enseñaron el ímpetu del ser humano por compartir mucho más allá de ideologías y de banderas.

Miguel y yo buscamos la manera de pedir después de la jura de bandera ir al mismo destino. Yo iba a Munguía y él deseaba cambiar su plaza para que siguiéramos juntos y conocer mi tierra, Euskadi.

Al final, la rigidez militar, lo puso imposible.

Recuerdo el día de la despedida. Íbamos en el transporte público urbano que nos iba a dejar en la estación de autobuses. Un autobús en el que cada uno se iría a su nuevo destino. Lo recuerdo muy bien. De pie ambos, incapaces de mirarnos a la cara, porque si lo hacíamos nos íbamos a derrumbar.

Al menos, yo.

Dicen que el ejército te hace un hombre rudo y en este ejemplo esa teoría se desmonta. Me arrepiento de no haberme podido despedir como Dios manda; fijando mis ojos a los suyos.

Miguel, si la providencia te hace llegar este post, déjame que te dé las gracias. Mi gratitud por tu apoyo. Por la vez que yo arrestado te llevaste mi ropa para que tu madre la lavara. Por remover cielo y tierra por seguir juntos. Por tu amistad sin juicio. Por tus conversaciones de mujeres. Por las noches de alcohol. Por levantarme del barro cuando me caía. Por no enfadarte cuando te despertaba en la tienda de campaña que compartíamos, en esas jodidas maniobras militares, con esos horribles ronquidos tuyos. Por tantas cosas que, sí, que te merecías unas sinceras lágrimas y un abrazo

Un abrazo que no te di.

Ritxard Agirre https://ri2chard.wordpress.com/

TÍTULOS A LA VENTA

(pincha en imagen para más información y venta)

¡NOVEDAD! «EL RUGIDO SECRETO» – VERSIÓN KINDLE

 

 

VERSIÓN KINDLE

 

TAROT. CAMINO DE LUCES Y SOMBRAS en VERSIÓN KINDLE. EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR

VERSIÓN KINDLE – EDICIÓN ESPECIAL A TODO COLOR